Aceite de Rosa Mosqueta

El aceite de Rosa Mosqueta tiene un alto contenido de ácidos grasos esenciales, tretinoina, carotinoides, flavonoides y vitamina C.

Los ácidos grasos esenciales son muy importantes en los procesos fisiológicos y bioquímicos del organismo, y están relacionados con la regeneración de los tejidos y su crecimiento celular. Destacan entre ellos el ácido cis-linoleico(41-50%), el ácido alfa-linolénico (26-37%), el oleico (10-20%), el palmítico(3-5%), el esteárico (1-3%) y el ácido trans-retinoico. También es muy importante la presencia de tretinoina, que es un derivado del retinol (Vitamina A), y que estimula la reconstitución del tejido epidérmico. Gracias a ello, actúa sobre el fotoenvejecimiento, el tratamiento de las arrugas y la reducción de las estrías.

Por su poder regenerante, reduce y/o elimina marcas y cicatrices en la piel producidas por cortes, heridas de todo tipo, quemaduras, ampollas y rozaduras. Además es un excelente tratamiento antiestrías, además de un hidratante y nutriente excepcional para pieles secas, que puede utilizarse diariamente tras la ducha.

Se puede aplicar, según su presentación, de una a tres veces al día por vía tópica, mediante un pequeño masaje circular hasta su absorción en la zona a tratar. Los resultados se pueden observar tras el primer mes en cicatrices, estrías, arrugas finas o manchas. En aquellas arrugas o cicatrices profundas llevará más tiempo observar la acción del aceite.

Contraindicaciones

Al tratarse de un aceite vehicular, es recomendable su uso en la dermis, pero no así en mucosas o en los ojos. Tampoco se debe usar en personas con piel grasa por su cantidad de lípidos y su carácter astringente.

Comprar: Tienda Online

Productos Destacados

Jabón exfoliante
Bálsamo para el cambio de pañal
Hidrababy body oil
Jabón para hombre